jueves, 8 de julio de 2010

Yo, tú, nosotros, ellos

Te das cuenta de que el mundo es más grande de lo que imaginabas, que conocemos lo superficial, las personas, a veces tenemos la oportunidad de conocerlo un poquito más de cerca, saber cómo actúa y también qué es lo que nos ofrece. A la vez os digo que todos no son como yo, más preocupados de su siglo que del siguiente y más pendientes de su “vida social” que de la “vida” de verdad. Eso sí, con su tono pesimista y despreocupado.

Cuando se te presenta una oportunidad tan buena para fundirte con este mundo, para compartirlo, no dudes en seguirla, no hay nada comparado con ver los reflejos del cielo, conocer sus estrellas y constelaciones, sus secretos…
Debne, Antares, Vega, ¿qué significan? Las historias que llevan con ellas, centenarias e interesantes, muestran que no has sido el primero en pensar en ellas, pero que tampoco serás el último que lo haga.
Por desgracia pocos sitios son los privilegiados de albergar esta belleza pues los consumimos como inconscientes.

Aunque no es lo único que nos ofrece, lugares de tranquilidad donde el aire puro se hace respirable, donde sólo existe el verde y donde, a la vez, la noche nos ofrece un infinito de posibilidades, sin saber que se esconde bajo la oscuridad o quien es a quien quieres a tu lado esta noche…

Puedes llegar a sentirte sólo tras esas paredes blancas o tras esa tranquilidad, el agua o la decepción, decepción de no haber encontrado a quien querías o de haber visto lo limitada que está la naturaleza humana. Seguimos igual que hace un siglo…

Cuando quiero estar contigo no estás, cuando estás, no puedo estar contigo




Imaginemos…

2 comentarios:

  1. Sinceramente creo que tus textos son demasiado inteligentes y retorcidos jajaja

    Me gusta que me hagan reflexionar y tú lo consigues ;)

    Sigue así Javi :)

    ResponderEliminar

Ecos del pasado