lunes, 18 de febrero de 2013

Ángeles ciegos


Y es en noches como esta, cuando la niebla se confunde con los sentimientos.
Y piensas que nada, absolutamente nada, podría ser más perfecto.

Y avanzas a tientas, sin ver nada entre las brumas, atendiendo simplemente a aquello que llevas dentro.
Y lo escupes como un dragón, como un fuego de hielo.

Y si me susurras palabras de amor, usa tus manos para despertarme.
Bésame y elévame al cielo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ecos del pasado