domingo, 10 de enero de 2010

El niño que soñaba con soñar un sueño


-Charlotte, ¿los sueños existen?
-Pues claro que existen los sueños. Le dijo Charlotte a su pequeño hermanito.
-Y...¿donde están?
-Pues donde van a estar, en nuestra imaginación, dentro de la cabeza.
-¡¡¡Ahh!!! Aquí dentro,¿no? Dijo Tom mientras se daba golpecitos en la cabeza.
- Sí tonto. Respondió su hermana entre risas haciéndole a la vez cosquillas.

Tom era un chico de seis años. Su pelo era castaño pero con matices dorados, era alto y muy imaginativo, incluso para su edad y le encantaba que su herman Charlotte de 16 años le despidiese antes de ir a dormir porque aprovechaba para aprender un montón de cosas. Como él decía "Charlotte sabe más que un diccionario".

Charlotte era una chica que tenía una visión del mundo que no la tenía nadie, siempre veía las cosas de otra manera y siempre conseguía que las cosas malas pareciesen buenas. Charlotte era alta y tenía el pelo un poco más oscuro que su hermano pequeño, pero seguía teniendo ese color castaño tan bonito, además tenía el pelo tan liso y brillante que parecía que iba siempre peinada. Su cara tenía las facciones de un ángel y era guapísima.
A Charlotte también le gustaba despedir a su hermano por las noches porque se divertía mucho viendo la ilusión que desprendía Tom por sus azulados ojos y siempre salía de su habitación riéndose.

-Y…Charlotte,¿cuando puedes soñar?
-Jaja, ¿como que cuando puedes soñar? Respondió su hermana riéndose aún más.
-Sí sí ¡¡dímelo hermanita!!

Pues mira …las personas sueñan por la noche, mientras duermes. ¿Sabes por qué?
No, respondió Tom con los ojos como platos y con ese brillo característico en sus ojos.
Las personas sueñan por la noche, porque mientras duermes tienes que cerrar los ojos y entonces no puedes ver el mundo. Por eso existen los sueños, para que puedas imaginarte el mundo como quieras, para que puedas ser quien quieras donde quieras y como quieras, para que lo imposible sea posible y para seguir viviendo mientras duermes. Dijo Charlotte mirando muy de cerca a Tom.
Porque, mientras sueñas, nadie te puede despertar.

-¿Nadie?.Preguntó Tom.¿Ni mamá?
-Jaja no tonto, ni mamá, ni papa, ni Los Reyes Magos, nadie.
¡¡Alaa!! Se asombró su hermanito pequeño.

Charlotte sonrió esperando a que su hermano le preguntara porqué se reía y cuando Tom iba a decírselo añadió:

Pero… ¿sabes qué más?
A Tom se le iluminaron los ojos de nuevo.



Continuara...


6 comentarios:

  1. Los primeros hermanos que veo que se llevan bien.. que monos ^^ jaja

    un besitoo

    ResponderEliminar
  2. El mío se parece mucho a ese!!
    Pero mola más porque tiene palitos de hierro que suenan (:

    ResponderEliminar
  3. Tienes uno? o.O no lo he visto!

    No encuentras lo de los churros! Lalala :)

    ResponderEliminar
  4. Nunca has entrado en mi habitación (:
    Lalalala y yo en la tuya sí

    Podrías haberlo visto cuando vino Nati esa tarde...pero estaba haciendo no sé que cosa Jaja

    ResponderEliminar

Ecos del pasado